acogida
MPPM

COMPENDIO NATURALISTA

compendio
naturalista
>

CotatuéroEl valor patrimonial del área natural de los circos y cañones del Monte-Perdido depende de una conjunción favorable de elementos excepcionales relacionados con la geología, la climatología y la biología.

Su riqueza paisajística depende primero de una disposición geológica particular, que autoriza la observación de las grandiosas capas de cabalgomiento formadas en época de la elevación pirenaica. Estas capas determinaron la existencia de un relieve situado en posición dominante en la parte mediana del Pirineo, cuyo relieve juega un papel importante en el control de los regímenes climáticos.

Así es, la disposición de su orografía, permite determinar áreas bien diferenciadas, caracterizadas por el enfrentamiento entre las influencias climáticas atlánticas al norte y al oeste, y las influencias mediterráneas al sudeste.

La distribución del entorno, de los seres vivos, así como lo esencial de la actividad biológica, son controlados por el juego de estas influencias. Así es como este dominio ilustra perfectamente el conjunto de acciones y reacciones entre el mundo mineral, la atmósfera, la biósfera, ... y el hombre, que constituyeron la montaña pirenaica.

Así pues la orografía y el clima favorecieron efectivamente a lo largo del tiempo las comunicaciones y las sólidas tradiciones de intercambio establecidas entre las colectividades humanas vecinas de ambas vertientes.

canyon d'OrdesaSin embargo, si nos remontamos al surgimiento producido en la era terciaria, y siendo este muy antiguo, debemos observar que son espectaculares las formas ahuecadas producidas por "retoques" de erosión cuaternaria y específica de las calizas -los circos y los cañones- que llaman más la atención del visitante. "El inmenso poema geológico" intuido por Franz Schrader que procede de dos episocios alejados en el espacio-tiempo, una lenta construcción seguida de una viva erosión.

La población animal y vegetal nacida de la historia oro-climática de los circos y cañones es excepcionalmente rica. La flora del Pirineo cuenta con 3.500 especies entre las cuales el 5% son endémicas, es decir proprias de la sierra; proporción notable y probablemente más elevada aquí teniendo en cuenta las dimensiones del lugar. Dichas especies se aprovechan de los terrenos calcáreos de esta naturaleza tan propicia a ello.

Tomemos el ejemplo del cañón de Añisclo, que es un espacio de vida (un "biotopo") perfectamente original y privilegiado, de algún manera casi único. Protege en concreto como endémicas: la "ramonda" del Pirineo, la becerra siempre verde, y el pan de cuclillo de hojas alagardas (Pinguicula longifolia) especie estrictamente limitada a este cañón. Sus estribaciones más ariscas, cercanas a praderas y estepas arborícolas, son el refugio del quebrantahuesos y de otras especies raras.

Muchos otros lugares, muy diferentes, como los espacios forestales dispuestos en gradas y en series de vegetación, durante mucho tiempo el refugio de los rebecos, el dominio supraforestal de estratos herbáceos, los acantilados, las estepas aventadas, los argayos, los lugares extremos encierran un cortejo vegetal y animal en admirable adecuación con las condiciones rigorosas propias del monte, aquí montaña calcárea de múltiples incidencias meteorológicas. Citemos el ejemplo de las plantas endémicas, colgadas en colonias desde hace siglos en laderas de argayos inestables, como la arveja plateada y la dioscorea del Pirineo, o el del lagarto pirenaico endémico, que reside todo el año en el "lapiaz" por encima de los 2.000m.

El área de las aguas dulces revela lo imprevisto: una especie hasta entonces desconocida, descubierta hace unos años por los especialistas españoles, a saber Euprocte (Rana Pyrenaica), o rana parda torrentícola, poblanban los ríos montañeses hasta el dominio subalpino (entre 1.200 y 1.700 m.), lo mismo que el tritón pirenaico.

tres serols Al fin y al cabo, los factores que determinaron los caracteres de esta área participan de un conjunto ordenado, utilizando un esquema producido por la evolución geológica. Esta circunstancia a suscitado en todas las ramas del naturalismo obras científicas propias del dominio montañés considerado, obras cuyos resultados se fundan sobre una suma excepcional de hechos de observación, obtenidos a favor de las disposiciones institucionales de protección de las áreas, juiciosamente tratados por la investigación científica, y cuya calidad debe ser fuertemente subrayada.



Asociación MPPM Monte-Perdido Patrimonio Mundial
Compendio naturalista - Profesor Michel Clin - 24/01/2000